domingo, enero 30, 2005

El sexo, antes y ahora
Tomás Eloy Martínez http://www.lanacion.com.ar/674992
Alfred C. Kinsey nació en Hoboken, Nueva Jersey, en el verano de 1894. A los veintiséis años, luego de pasar por Harvard, fue contratado como profesor de Zoología en Bloomington, Indiana. Allí le salió al cruce, muy pronto, la curiosidad de la especie por los secretos de la sexualidad. A comienzos de la década del 30, abundaban los mitos y temores falsos, aun entre los estudiantes casados, sobre las consecuencias de ciertas innovaciones en la intimidad con su pareja.
Todo lo que se podía saber se enseñaba en una asignatura llamada Higiene, demasiado alusiva y puritana. Para responder a las constantes preguntas que oía, Kinsey aceptó llevar esos cursos a un nivel de franqueza extrema, aunque para cubrirse las espaldas restringió la concurrencia sólo a las parejas de estudiantes casadas o en las vísperas.
Casi enseguida inició las investigaciones que se resumieron en su primer libro, El comportamiento sexual en el hombre , publicado en 1948 y conocido en español como Informe Kinsey . El éxito fue instantáneo. Aunque la obra es, ante todo, estadística, con fragmentos de confesiones intercalados, en los primeros tres meses vendió doscientos mil ejemplares. Cinco años después, el segundo libro, dedicado a las mujeres, levantó una polvareda aún mayor. Indignado, el reverendo Billy Graham declaró que Kinsey se había olvidado de entrevistar, sin duda, "a las cristianas de este país que construyen sus vidas con virtud, decencia y pureza".
Un par de semanas antes del estreno de Kinsey , Bush convocó a los senadores recién electos y les dijo que, si defendían causas como la pena de muerte para las prácticas de aborto y tolerancia cero a los matrimonios homosexuales, había llegado el momento de poner manos a la obra. Los tiempos que corren son de prohibición y represión, pero la especie humana no acepta que se la prive de los derechos que creía ganados. Mientras el poder va en una dirección, el mundo sigue a pie firme en la dirección opuesta.

1 comentario:

Vrolok dijo...

Muy interesante leerte, empero con la diversidad de temas que posteas, que bueno que hay blogs como el tuyo.

Vrolok